Press "Enter" to skip to content

Universidad de Puebla crea método para retardar maduración de frutas

Frutos madurando[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

México, 12 Ene.- Un grupo de investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) diseñó unas biopelículas activas que se adhieren a las frutas para evitar su maduración rápida.

Con este método se logró disminuir hasta 60 por ciento el crecimiento de hongo sobre la superficie de las frutas y duplicar el tiempo de vida de anaquel, lo que reduce las pérdidas económicas y representa un beneficio al sector productor.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=12,16,17,20 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

El académico de la Facultad de Ciencias Químicas, Raúl Ávila Sosa Sánchez, explicó que una película activa se elabora con sustancias poliméricas y funciona como barrera, la cual puede almacenar ciertos compuestos deseados.

“Su función es retardar la migración de humedad, de gases y de transpiración de un fruto, además de que son capaces de transportar solutos y ciertas propiedades mecánicas”, abundó en entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El equipo científico recubrió para la investigación frutas como el mango Ataulfo y la papaya Maradol con películas hechas de almidón y sorbitol, así como de timol y carvacrol, dos antimicrobianos derivados del aceite esencial de orégano.

“Con la ayuda de un aspersor, los recubrimos y los dejamos secar durante diez días a temperatura ambiente (20 grados) para medir ciertos valores como la vida de anaquel, el número de manchas, la acidez, el índice de madurez, el color y la firmeza, entre otros”, detalló Sosa Sánchez.

Los resultados demostraron que los alimentos que no fueron tratados con la película comenzaron a madurar más rápido, en comparación con aquellos que fueron recubiertos, los cuales presentaron mayor firmeza y menor número de manchas.

El recubrimiento comestible permite que la salida de oxígeno sea más lenta, lo que retarda el proceso de maduración, y gracias a los antimicrobianos se evita que se desarrollen los microorganismos que deterioran las frutas, aseguró el académico.

Si bien, los resultados en pruebas con mango y papaya fueron positivos, el investigador trabajará con esta tecnología en otros alimentos vegetales; además, pretende desarrollar modelos de predicción y estudios toxicológicos.

Comments are closed.