Press "Enter" to skip to content

Superintendente de CFE daña bolsillos de los Carmelitas

cfe 02Ciudad del Carmen, 30 May.- En días recientes, muchas personas han manifestado su inconformidad en redes sociales, esto debido a la «cacería de brujas» que ha iniciado la Comisión Federal de Electricidad (CFE) Zona Carmen en contra de la ciudadanía.

La escusa a la que alude el superintendente de la CFE, Erick Martínez Güemes, es que están localizando y amonestando a las personas que tienen «diablitos» en sus domicilios, es decir que tienen toman clandestinas para robar energía eléctrica.

Según ellos, el robo de energía eléctrica es un delito que daña a la nación, pero hay que recordar que la nación la conformamos todos y cada uno de los ciudadanos que día a día nos partimos el lomo para llevar pan a nuestras mesas; lo que si daña a la nación, a todos nosotros, es el pésimo servicio que prestan y las tarifas tan altas que nos cobran.

Constantes son las fallas que se registran en el suministro eléctrico, apagones y variaciones de voltaje afectan gravemente a nuestros equipos eléctricos, y no hay modo de que la CF se haga responsable y nos restituya, repare o pague los equipos dañados.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,7,9,8,20,12,17,16 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Si el superintendente Erick quiere acabar con los «diablitos» y con el robo de energía, debería empezar por investigar y sancionar a los que instalan estas conexiones, que es por todos sabidos que son sus mismos empleados los que a cambio de unos pesos se prestan para realizar esta mala práctica. Empleados que por cierto no pagan por su propio consumo eléctrico.

Pero la CFE nunca pierde, la energía eléctrica que se roban a través de los diablitos, y la energía que consumen sus empleados la pagamos nosotros los ciudadanos, usted y yo somos quienes resultamos afectados, no la comisión.

cfe 03Ahora se puede ver por toda la ciudad cuadrillas de la comisión cazando «diablitos» y cortando el servicio a la ciudadanía de manera arbitraria; sin embargo no se les ve en las zonas de invasión, ahí en esas colonias donde están colgados a la red eléctrica sin pagar un solo peso por el servicio.

¿Por qué no los regularizan para que dejen de robar energía? ¿Por qué no sanciona a sus empleados que se prestan a instalar diablitos y así evitar sigan dañando a la nación?

Muchas son las personas que se están viendo afectadas por esta cacería de diablitos, pues hay quienes han sido multados y no sabían que en su domicilio había una conexión incorrecta, ya sea porque recién compraron o porque rentan; también varios son los que han sufrido por la suspensión del servicio sin ser notificados, o sin merecerlo, o porque hubo un «error en el sistema».

Si uno pasa por alguno de estos inconvenientes y acude a las oficinas de la CFE en Carmen, será solo para pasar un mal día, pues es tanta la gente perjudicada por la mala calidad en el suministro eléctrico que siempre hay personas esperando turno para poder quejarse o solucionar su problema con el servicio, y lamentablemente no hay suficientes módulos de atención, y los que hay dan mal trato al cliente

Este nuevo superintendente, Erick Martínez Güemes, solo llegó para saquear a los carmelitas con sus elevadas multas y tarifas, una herida más a los bolsillos de las familias que aquí residen.

Si el señor Erick tiene algo de inteligencia deberá recapacitar y ajustar su estrategia, antes de que los carmelitas se cansen y tomen justicia por propia mano y le enseñen lo que es amar a dios en Ciudad del Carmen.

Hasta aquí, La Puntita.

Comments are closed.