Press "Enter" to skip to content

Si fuiste a la playa puedes perder el cabello

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7 interval=6 width=380 height=80 orderby=ran]

No lo dejes ir

Después de haber disfrutado tus vacaciones en la playa, disfrutar del sol y la arena, vuelves a casa y notas que tu cabello luce un poco maltratado, aunque en realidad ya empieza a caerse pero no quieres alarmarte; decides aplicar un tinte en casa, para disimular que ya no tiene color, y mucho menos vida, y… ¡Oh Sorpresa! El problema se agrava, tu cabello se queda por montones en tus manos, huele mal, y obviamente luce peor.

Entonces, pones una gorra en tu cabeza para ocultar lo horrible que te ves con el cabello moribundo, y vas a una estética, donde apenas y te atienden, y con toda la «conchudez» del mundo te dicen que el único remedio es cortarlo. Y así con el dolor de tu corazón aceptas cortar tu mal trecho cabello.

Pero ¿Qué pasó? ¿Por qué tanto daño en tan poco tiempo?

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7 interval=6 width=380 height=80 orderby=ran]

Como sabes, y si no, te lo explico; el mar tiene un alto contenido de sal (unas zonas más que otras, por ejemplo el mar muerto) y las ciudades o comunidades asentadas cerca de él, usan esa agua y la potabilizan, en el proceso le añaden cloro, y otros químicos que dañan tu cabello; y si a eso le sumas los tintes que le has aplicado, las veces que lo has planchado, y la falta de cuidado o tratamientos, pues el resultado es el que les conté.

Por fortuna existen centros de estilistas que invierten en capacitación y productos para restaurar los daños que se producen en nuestro cabello, para que evitemos pasar por estos molestos y vergonzosos momentos.

Por eso al primer síntoma o señal de que tu cabello necesita ser sanado, busca un profesional en el cuidado capilar y pide que te apliquen productos naturales libres de formol. Porque bien dice el dicho «nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde».

Comments are closed.