Press "Enter" to skip to content

Se le cayeron las palapas, se le cayó el columpio ¿Qué mas se le caerá?

Ciudad del Carmen, Cam, 27 Mar (La Puntita).- Ahora el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus publicó muy indignado que el vandalismo destrozó su mayor obra del trienio: un columpio que hizo de palitos. No de los que se echa allá en Tierra y Libertad, sino palitos de madera.

Ya saben que el chiquito es lloroncito y pues inmediatamente culpó a alguien más, en este caso a la delincuencia. En vez de reconocer que su disque columpio fue simplemente mal construido y no soportó las olas, el viento y el uso.

Pero Gutierritos pasa por alto que la delincuencia, el vandalismo ese al que culpa, y la inseguridad son culpa suya. Si, recordemos que fue Lazarus quien trajo y colocó a un delincuente como Director de Seguridad Pública, quien por cierto abandonó el cargo y ahora se encuentra prófugo de la justicia. ¿Qué, ya se le olvidó?

Fue el mismo Pablito quien tuvo de chofer a un Policía Municipal que fue acusado de secuestrador ¿También se le olvidó?

Es este alcalde el que ha dejado de pagarle a tiempo todas sus prestaciones a los Policías Municipales, el mismo que tampoco los ha capacitado y no les ha dado equipamiento, y aún así espera que cumplan fielmente sus instrucciones.

Aunque a los Pablito Lovers les duela reconocerlo, y lo repetimos, la culpa de la inseguridad, la delincuencia y el vandalismo en Ciudad del Carmen es culpa de Gutierritos. Si no ¿Por qué creen que aún permanece la Gendarmería en la isla?

Y si, también es su culpa el hecho de que se haya caído su columpio de palitos. Era de esperarse. Hace dos años mal colocó palapas que poco a poco se fueron cayendo.

Es evidente que nada sabe hacer bien. No sabe trabajar pues nunca lo ha hecho. No sabe respetar ni a sus empleados ni a los ciudadanos, ni mujeres, a nadie. No sabe reconocer sus errores ni aceptar sugerencias. No sabe resistirse a los jovencitos. No sabe controlar su cu… erpo, boca o mente. No sabe gobernar, y menos construir.

Lo peor es que pretende colocar una tirolesa. Va a tener que ponerse a rezar a todos los santos habidos para que no se caiga su nueva estructura recreativa y no lastime a nadie.

Pero en fin. En vista de todo lo anterior lo que se pronostica es que en un futuro no muy lejano también su escasa carrera política termine por caerse.

Hasta aquí, La Puntita.

P.D. Dicen las malas lenguas que la fijación de Pablito por que se le caigan las cosas viene de atrás tiempo, porque se cayó de chiquito. Nos da la impresión que en realidad tiene problemas gastrointestinales, por eso siempre la anda «calabaceando».