Press "Enter" to skip to content

ROSIÑOL Y LAYDA HERENCIA DEL CACICAZGO: DANTE IMPERIALE

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,9,16 interval=6 width=600 height=95 orderby=rand]

BoletÃ-n de prensaEsta viernes, ante ciudadanos y locatarios del mercado de San Francisco de esta ciudad capital, el abanderado a la gubernatura por el PRD Fernando Dante Imperiale García, arremetió contra la abanderada de MORENA Layda Sansores San Román y del PAN Jorge Rosiñol Abreu, a quienes llamó, “Ser productos del cacicazgo”, que gobernó Campeche hace unas décadas, y que quiere regresar con candidatos de la misma familia de caciques, en aquella época negra de la política campechana.

Ya lo hemos dicho y hoy lo reiteramos: más que exigir pruebas de Antidoping -que esto es por Ley-, a los campechanos lo que les interesa es recuperar la credibilidad de sus autoridades y principalmente de los candidatos a gobernador.

Los candidatos del PAN y MORENA, Jorge Rosiñol Abreu y Layda Sansores, no tienen ninguna credibilidad para exigir cuentas a nadie, pues para ello tendrían que volver a nacer y llevar una nueva vida de honradez y virtudes.

Ni uno ni otra representan hoy la imagen del político que el pueblo de Campeche necesita. Al exalcalde de Carmen debería preocuparle su pasado priista, de su familia enriquecida al calor del PRI, y su paso por la presidencia municipal, donde dejó sin sustento a un centenar de familias al privatizar la basura a la empresa PASA.

Las ocurrencias de Rosiñol sólo son distractores mediáticos. Lo que pretende es que la gente se olvide del lodazal en que se encuentra su partido, con renuncias y expulsiones un día sí y otro también, y con amenazas de procesos judiciales en puerta. Tiene mucho trabajo él, en su partido, antes de que se quede sólo en su campaña.

En lo que respecta a la señora Layda Sansores, habríamos de preguntarle si en su discurso en contra de la corrupción, va a incluir el oscuro origen de riqueza y los bienes que no reporta al Fisco mucho menos a los campechanos.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=8,10,17 interval=6 width=600 height=95 orderby=rand]

Recordemos que reportó en 2013 que era socia de cuatro empresas, entre ellas una escuela; que cuenta con inversiones en tres tipos de bonos y que tenía seis vehículos e ingresos mensuales por un millón 363 mil 538 pesos, además de siete propiedades y 14 millones de pesos en bancos.

Cuando la candidata habla de corrupción, seguramente ignora los años dorados cuando su padre gobernó Campeche y fomentó su cacicazgo. Quizá no lo recuerde por su condición de adolescente, con 17 años de edad en ese entonces.

Por eso hoy la candidata no puede justificar la adquisición de grandes extensiones de terreno y muchos bienes inmuebles, como San Lorenzo, en donde existe aún la obra negra de un hotel y una marina.

Las riquezas de Layda Sansores provienen de muchos lados, menos del trabajo honesto, limpio y digno de gente de bien.

No puede hablar de honestidad, como tampoco de valores morales.

No puede hablar de rectitud una oportunista que en 1996, después de más de 30 años de militancia, renunció al PRI porque le negó la candidatura al gobierno de Campeche. Encontró refugio en el PRD.

En el año 2000, Sansores traiciona al PRD y se unió a la campaña del panista Vicente Fox, por quien llamó al voto útil.

Pero al llegar el panista a la presidencia y no ceder a los caprichos de Layda, ésta se queda con las manos vacías y se unió a Convergencia -hoy Movimiento Ciudadano-, con el que logró en 2003 su segunda postulación al gobierno de Campeche.

Por otra parte, aunque Layda Sansores hoy se dice defensora del pueblo, de los pobres y de todo eso que asegura abanderar, no puede omitirse el hecho de que la señora proviene de un pantano de corrupción.

¿Habla de credibilidad? Hace apenas unos días, el 5 de marzo de 2015. la senadora Layda Sansores recurrió de nuevo a hechos mediáticos, violentos, irrumpiendo, allanando un supuesto almacén de medicamentos, desde donde acusó que en el IMSS las medicinas que se entregan a los campechanos derechohabientes se encuentran mezcladas con basura y desperdicios hospitalarios.

Layda Sansores nunca reconocerá que la política es de tiempo y circunstancia, que su tiempo se le fue y que hoy Campeche requiere política de altura, sensatez y cordura para salir adelante.

Traspasó de su origen de niña rica a Dictadora. Hoy es adicta a los reflectores mediáticos, a las peroratas, a la demagogia y a las marrullerías.

Layda es una política de doble discurso, cuya farsa y mentira forman parte imprescindible de su personalidad.

Ella cree que sus insultos a gobernantes y funcionarios la hacen ser mejor que los demás. Campeche ya sabe que detrás de estas poses se esconde la falsedad, la intolerancia, el desprecio, la traición, la perversidad, la prepotencia y hasta el descaro, con tal de satisfacer su vanidad y poder político y económico.

Layda es de esas nefastas políticas, que al pueblo defiende a pura lengua y en teoría, pero que en la práctica primero está ella y su grupo.

La habilidad de la candidata del MORENA para saltar de un partido a otro, es una característica exitosa que a ella se le da por naturaleza.

Acumula enorme poder y riqueza, pero se disfraza de caperucita a la caza de votos de quienes cree aun engañar.

Lo que en verdad le duele y le preocupa hasta el insomnio, es que hoy no tenga la mínima influencia como en sus mejores años, y que hoy sea, en los hechos, nada más que una especie de cadáver político.

Ni las virulentas mentadas de madre a sus compañeros legisladores, mucho menos los gritos con los que pretende venderse como aguerrida defensora de los marginados, cambiará la imagen que la sociedad tiene de ella como beneficiaria del priismo, de tránsfuga y trapecista de la política.

A Campeche le urge, ser un estado desarrollado, por eso mi intención de ingresar a la política con un grupo de empresarios jóvenes, que creemos que se puede dar un gran giro a Campeche, voy hacer y a dar todo mi esfuerzo, sé que será difícil pero no imposible, cada día se suma más gente a este gran movimiento, que nos llevará al gobierno y a transforma a nuestro estado.

Comments are closed.