Press "Enter" to skip to content

Proyectos sin futuro como la carrera política y vida del alcalde

Ciudad del Carmen, Cam, 23 Sep (La Puntita).- Primero fueron sus lanchitas, tres fines de semana las usó para finalmente dejarlas tiradas en el patio de Protección Civil; hace una semana la novedad, la originalidad e ingenio pablista se dejó ver con el lanzamiento de su trajinera; ahora, su más reciente improvisación fue inaugurar el ‘Sendero eco-interpretativo’ en la Caleta. Todos estos “proyectos” han sido realizados al vapor, al ahí se va. Sin sustento, sin planeación, sin manifiestos de impacto ambiental, sin permisos de Capitanía de Puerto o de Semarnat, sin seriedad, sin sentido, sin futuro, así como la administración, carrera política y vida de Pablo Gutiérrez Lazarus.

No faltará quien alegue que son ideas buenas porque se necesita reactivar la economía local con proyectos turísticos, y tal vez tengan razón pero este circo ‘luluputense’ no puede ser considerado como proyecto, y para muestra un botón, o en este caso, un mojón.

En el arroyo de la Caleta aún continúan vertiendo aguas residuales tanto de hogares como de empresas. Tal es el caso del “bar chiquito” ubicado en la periférica norte que desechas todas sus aguas residuales al canal del camellón central y que van a dar al mismo canal donde navega Gutierritos. Recuperar y conservar la caleta requiere más que construir una cabaña y lanzar al agua unas cuantas lanchitas; quien no conoce las carencias de isla, y del municipio, cree que eso es suficiente.

Quizás Gutiérrez Lazarus y sus colaboradores estén acostumbrados a los fétidos olores que generan los desechos y por eso navegan con tranquilidad entre aguas pestilentes, pero el resto de la población no lo estamos.

Si esta administración quería recuperar la Caleta, debió empezar con el proceso de saneamiento integral del arroyo. Cerrar todo vertedero de agua y sancionar a todo aquel que no cumpla con la legislación y reglamentación aplicable; también debió realizar sus trámites ante las autoridades correspondientes, ya sea Secretaría de Marina (SEMAR), Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), o Capitanía de Puerto, así como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), o la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Tanto las lanchitas, que resultaron en fracaso y recursos desperdiciados, como la trajinera y su sendero improvisado son solo el reflejo de la precaria capacidad de razonar del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus.

Hasta aquí, La Puntita.

P.D. Pues ya se va, su tiempo dictatorial se acabó. Si la auditoría del estado no se lo lleva, lo hará alguna autoridad federal. Qué prepare maletas ligeras por que en su próxima residencia no requerirá tantos accesorios.