Press "Enter" to skip to content

Previenen desnutrición en niños mayas

Mérida, Yuc. 8 Mar (AIC / Marytere Narváez).- Con el objetivo de prevenir la desnutrición infantil en una de las localidades con mayores índices de pobreza del estado de Yucatán, el Departamento de Ecología Humana del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav IPN), unidad Mérida, desarrolló un proyecto transdisciplinario y participativo orientado al tratamiento adecuado de enfermedades y la ingesta de alimentos saludable en niños menores de dos años.

Debido a que las consecuencias de la desnutrición afectan profundamente el crecimiento, el sistema nervioso, el desarrollo del caminar, el sistema psicológico y la capacidad de aprendizaje, además de que limita la protección contra infecciones, Heriberto Cuanalo de la Cerda, investigador del Departamento de Ecología Humana del Cinvestav, emprendió en los últimos años un proyecto enfocado en la prevención de este padecimiento en la localidad de Yaxcabá, con financiamiento de Fundación W. K. Kellogg y la colaboración de la Cooperativa Ma’alob Cuxtal, en Yaxcabá.

“Generalmente los trabajos sobre desnutrición van orientados a remediar la nutrición. Nuestra idea es prevenirla, no curarla, porque de esa manera resulta más barato tanto en términos económicos como en términos de sufrimiento de la población”, expresó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

De acuerdo con el investigador, Yaxcabá es una de las zonas más pobres del estado de Yucatán, donde se observan con mayor claridad las deficiencias y características que tienen las poblaciones rurales más marginadas del estado donde el maya yucateco representa la lengua predominante.

Para estudiar las causas de desnutrición infantil en la localidad, el investigador evidenció que la mayoría de infantes en Yucatán nace con pesos y tallas normales pero se desnutren en los primeros dos años —específicamente antes de los seis meses en longitud y antes de los 12 meses en peso—, por lo que era en ese periodo fundamental donde tenían que trabajar. Como hipótesis base, el investigador planteó que la baja estatura de los niños en Yucatán no era resultado de la genética sino de un conjunto de causas entre las que destacaban las enfermedades.

Los investigadores encontraron que todos los niños de Yucatán comen más proteínas que la cantidad recomendada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), pues mientras que la institución recomienda ingerir de cinco a 18 gramos de proteína por día dependiendo de la edad, todos los niños de Yucatán comían hasta 400 por ciento más.

“Encontramos que no existe relación entre la ingesta y la talla. En Yucatán, las kilocalorías ingeridas según la edad de los niños tienen mucha variación, pues hay niños que pueden comer mil 500 calorías y otros que comen 500”, apuntó.

A partir de estos resultados, se inició un proyecto que contó con el financiamiento de la Fundación W. K. Kellogg para registrar la ingesta, los síntomas, el peso y la talla de 18 niños de alrededor de tres a ocho meses de edad a lo largo de un año.

El registro de ingesta incluyó los contenidos energéticos y proteicos de todos los alimentos que los niños comían, mientras que el registro de síntomas incluyó respiración, mucosa, voz, estornudos, tos, calentura, dolor, gases, apetito, vómito y heces, entre otros.

“Los niños de Yaxcabá sufren desnutrición no porque no haya alimento en sus casas, sino porque se enferman y cuando un niño está enfermo, en primer lugar, no tiene apetito, no come; en segundo lugar, la enfermedad usa mucha de su energía. El niño se desnutre ahí”, apuntó el investigador.

Después de obtener registros durante un año, se realizaron entrevistas semiestructuradas y grupos focales con las madres participantes para conocer cómo ellas entendían las causas de los síntomas observados a partir de su conocimiento local y empírico, con la finalidad de crear propuestas de prevención acordes con sus circunstancias y con las generalidades teóricas de los investigadores.

El segundo año del proyecto se enfocó en el desarrollo de alternativas de prevención; y en su tercer año se realizará un proceso de mercadeo social para dar a conocer estas estrategias entre la comunidad.

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Comments are closed.