Press "Enter" to skip to content

Millones de personas hacia zona de eclipse total de sol en EE.UU.

Washington, 4 Ago (Prensa Latina) Millones de personas se desplazarán hacia las zonas de Estados Unidos donde será visible de forma total el eclipse de sol previsto para el próximo 21 de agosto, un evento que despierta hoy grandes expectativas en el país.

[adrotate group=»2″]

Medios y especialistas se refieren al hecho como el suceso astronómico más importante que vivirán los norteamericanos en una generación, y se estima que será el fenómeno más tuiteado, fotografiado y compartido en la historia de la humanidad.

El llamado ‘camino de la totalidad’, nombre con el que se conoce a la trayectoria en la cual la luna ocultará completamente al sol, tendrá un diámetro aproximado de 112 kilómetros y se desplazará de la Costa Oeste a la Este por 12 estados, con el punto de entrada en Oregón y el de salida el Carolina del Sur.

Aproximadamente 12,2 millones de estadounidenses viven en las áreas donde se verá de forma completa -Oregón, Idaho, Wyoming, Nebraska, Kansas, Misuri, Illinois, Kentucky, Tennessee, Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Pero la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) predice que muchos más se moverán para verlo ese día, porque cerca de 200 millones de personas, un poco menos de dos tercios de la población nacional, viven a un día de camino del eclipse total.

Esto será como Woodstock multiplicado por 200, pero en todo el país, consideró Alex Young, científico solar en el Goddard Space Flight Center de la NASA, en alusión al conocido festival de rock y congregación hippie que reunió de 400 a 500 mil asistentes en agosto de 1969 en una granja del estado de Nueva York.

[adrotate group=»2″]

Por eso, la Administración Federal de Carreteras se refiere al acontecimiento como ‘evento especial planeado para el cual no ha habido precedentes recientes en Estados Unidos’, para el cual se estima el traslado de dos a siete millones de personas según las condiciones del clima.

La entidad espera un tráfico intenso antes y después del eclipse y sugiere llegar al lugar elegido de observación horas antes e, incluso, el día previo.

Debido a la alta velocidad a la que ocurrirá el fenómeno, cada sitio incluido en la trayectoria sólo podrá ser testigo por dos minutos de la máxima expresión del evento, que atravesará el país en solo una hora y media.

Decenas de millones de personas también tendrán la posibilidad de ver un eclipse parcial, en el cual el sol estará más o menos cubierto por la luna en correspondencia con la distancia a la que se encuentre esa área del camino de la totalidad.

La última vez que Estados Unidos vivió un eclipse solar completo fue el 26 de febrero de 1979, pero el último fenómeno de ese tipo que cruzó el país desde el Pacífico hasta el Atlántico se registró hace 99 años, el 8 de junio de 1918.