Press "Enter" to skip to content

México carece de Escuela Arqueológica Subacuática: Pilar Luna

arqueología subacuática[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,7,9,8 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

México, 26 Feb.- La arqueología subacuática hoy está más fuerte que hace 36 años porque ha acumulado experiencia, además de ir aprendiendo como proteger el patrimonio subacuático y con quien vincularnos para vencer las dificultades con saqueadores de tesoros, aseguró hoy aquí la arqueóloga Pilar Luna Erreguerena.

La experta del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), reconocida por la Sociedad Geográfica Española con el Premio a la Investigación 2015 por su labor en la protección e investigación del patrimonio cultural subacuático, ofreció una charla con los medios de comunicación donde habló sobre el premio y el patrimonio mexicano.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=20,12,17,16 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

La primera latinoamericana y la segunda mujer en recibir dicho reconocimiento, sostuvo que México carece de una escuela de arqueología subacuática y pugnó porque se revierta esta situación.

«Hemos formado gente a través de cursos en los distintos semestres en la Escuela Nacional de Antropología, sobre todo en la carrera de arqueología y donde se involucra la historia. Ojalá fuéramos numerosos, pero para allá vamos algún día.

«A veces no es tanto el número de gente, sino la calidad, no se trata de cantidad, sino de calidad y hay gente que tiene el compromiso, la camiseta puesta y dispuestos a trabajar en equipo, pero con poca gente se puede hacer mucho», señaló.

Reconocida como pionera de esta disciplina en México, dijo que este año, la Dirección de Arqueología Subacuática está haciendo el esfuerzo de conservar los contratos de su equipo de investigadores, luego de los recortes presupuestales por los que atraviesa el país.

«Somos dos investigadoras de base y no hay plazas para integrarlos y que sean parte de nuestra institución, lo son pero a través de contrato. El obstáculo del recorte lo tomaremos como un reto de demostrar que se puede hacer más con menos y buscaremos recursos de terceros para abatir los costos de nuestras operaciones», dijo.

Siempre amable y respondiendo de manera atenta a los medios de comunicación, reveló que la riqueza patrimonial en aguas mexicanas, además de ser inmensa, no se conoce.

«No la conocemos y estamos haciendo el esfuerzo por conocerlo y lo que conocemos es sorprendente, esa riqueza viene desde el pleistoceno hace unos 10 mil años en un proyecto que realizamos en el área de Tulum, en Quintana Roo», indicó.

Precisó que México cuenta con más de 11 mil kilómetros de litoral, de los cuales se tienen hasta 200 millas náuticas de distintos regímenes de jurisdicción en los mares de Cortés, el Golfo de México, Pacífico y Caribe, se tienen los vestigios de embarcaciones que navegaron por más de cinco siglos y que por accidentes han dejado sus huellas y que hoy diferentes grupos de «cazatesoros» los acechan.

Es el caso del barco Nuestra Señora «Juncal», que zarpó de Cádiz y que se hundió en 1631 frente a las costas de Campeche, el Santa Teresa y la nao San Antonio, este último hundido en el estado de Tabasco.

«Tenemos mucha riqueza y qué bueno que se habla de riqueza, porque varios lo llaman tesoro y yo digo que el tesoro es el conocimiento. Algunas embarcaciones traen oro y eso ha sido motivo de codicia y presión hacia el gobierno de México, para tratar de obtener permisos para explotar y recuperar esos tesoros que en términos económicos si son tesoros, pero que dañan el contexto arqueológico que para los investigadores es la base.

«Un barco es una cápsula de tiempo, el objeto mayor de un barco es el casco y todo lo que trae dentro son elementos de investigación que nos permite conocer ese momento de la historia, como vivían, comían, el área de los oficiales, de los marineros a través de estos barcos hundidos», indicó.

Dada las presiones por parte de empresas nacionales e internacionales, señaló que el INAH «los ha parado a través de nuestro consejo de arqueología que es un cuerpo colegiado del instituto que ha tenido la fuerza para demostrar que no son proyectos de recomendación».

Luna Erreguerena precisó que México cuenta con 48 mil 720 sitios arqueológicos, de los cuales 400 son subacuáticos, por lo que compete a instituciones como la Secretaría de Marina, entre otras, coadyuvar en las labores de vigilancia.

«La legislación cada vez va reforzando y aclarando qué es el patrimonio subacuático, en el pasado hubo presión, y ahora ha bajado porque los buscadores de tesoros están convencidos de que en México no vamos a ceder», agregó.

Sobre el reconocimiento, Pilar Luna se dijo agradecida y señaló que el que sea la primera mujer en Latinoamerica en recibirlo, representó todo un reto.

«Es un privilegio muy inesperado, sorpresivo, la Sociedad Geográfica Española entrega nueve premios al año y el mío es la investigación. Se reconoce una trayectoria y vida a la protección del patrimonio subacuático encuéntrese con el que se encuentre.

«Es un privilegio porque hay mucha gente que hace de su vida ordinaria, algo extraordinario y nadie lo reconoce por diferentes circunstancias y creo que los premios son circunstancias», apuntó.

La especialista dijo que «como mujer es difícil, pues ha sido una lucha de varios años porque soy mujer y pionera, me he enfrentado a diferentes sectores en donde no es muy bien vista. Ha sido complicado, pero hay un elemento fundamental: el ser profesional, eso me ha funcionado».

Comments are closed.