Press "Enter" to skip to content

Martimiércoles de mercado en la plaza cívica

martimiercoles-de-mercado[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,7,9,8 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Ciudad del Carmen, 9 Mar.- Hace unos días en esta columna, dimos cuenta de la misteriosa desaparición de los muy famosos miércoles ciudadanos, y asumimos con responsabilidad la tarea de resolver y aclarar ese «misterioso misterio».

En un principio consideramos erróneamente que se traba del miedo que el alcalde Pablo Gutiérrez le tenía a la sociedad carmelita, y decimos «erróneamente» porque el señorito ha demostrado que no le teme a la gente, solo le tiene un poco de pánico.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=20,12,17,16 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

Pero no ha sido el pánico, por lo que el programa miércoles ciudadano ha desaparecido, y es que precisamente el día de ayer descubrimos cuál ha sido la razón de peso, o de pesos, por la que ya no existe tal programa.

Para empezar los miércoles ciudadanos, solo le acarreaban problemas al señorito, pues las personas solo iban a pedirle cosas y señalarle lo mal que va su administración, y eso lo ponía de malas, en ocasiones el coraje le elevaba la temperatura al grado de señalar que el «calors» era su culpa.

Para evitar estas situaciones, y en vista de que solo le generaba disgustos, decidió hacer un cambio, como ya lo había prometido, e implementó los «martimiércoles de mercado» en la antigua Plaza Cívica Siete de Agosto, ahí afuerita del ayuntamiento carmelita.

En este mercado se ofrecen productos y servicios de primera necesidad como carteras, pulseras, delineado de cejas, mechas, café, polvos pinta tripas, masajes, entre otras cosas básicas para sobrevivir.

Si quieres formar parte de este exclusivo mercado es muy necesario, y es el único requisito, ser primo del amigo de la cuñada de la empleada de confianza que es comadre del alcalde municipal Gutiérrez Lazarus.

Si no cumples este requisito, o sea, si no eres comadre de Pablo, podrías padecer los atropellos que sufren los comerciantes carmelitas a diario por parte de los empleados y funcionarios de Gobernación municipal, es decir, acoso, cobro de cuotas excesivas, vejaciones, desalojo con violencia, incluso agresión con armas de fuego.

Por eso, si lo que quieres es hacer crecer tu negocio, sería bueno que empieces a comadrear con el señorito Pablo, tal vez hasta te da la oportunidad de unirte a los comerciantes de la nueva y exclusiva Plaza Comercial 7 de Agosto.

Y así amigo lector, es como pudimos resolver la desaparición misteriosa de los miércoles ciudadanos, que en resumen fue porque no resultaban buen negocio, como el «martimiércoles de mercado» que lo deja totalmente satisfecho.

Hasta aquí, La Puntita.

P.D. El eslogan de la actual administración se renovará, dejará de ser «unidos podemos» y se convertirá en «lo nuestro, lo nuestro, es fregar a tu familia».

 

 

Comments are closed.