Press "Enter" to skip to content

Lento proceder frente a manifestantes

IMG_20151021_094330033_HDR[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Ciudad del Carmen, 21 Oct.- Cerca de 200 empleados estuvieron en el edificio sede del Ayuntamiento del Carmen, luego de que más de 1500 trabajadores municipales sindicalizados tomaran y cerraran las puertas de dicha instalación por más de 24 horas.

Durante esas 24 horas, se solicitó la presencia del presidente municipal, Pablo Gutiérrez Lazarus, para poder entablar un diálogo que llevara a acuerdos para beneficio de ambas partes, sin embargo Lazarus no se presentó.

En repetidas ocasiones, el comandante de la policía municipal, Guillermo Zayas, acudió como vocero e intermediario a tratar de conciliar la situación, función que le correspondía a Diana Méndez quien funge como Secretaria del Ayuntamiento y que no realizó, sin embargo sus intervenciones fueron improductivas, pues los manifestantes solicitaban la presencia del alcalde.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=12,16,17,20 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

24 horas de desesperación vivieron esos casi 200 empleados dentro de las oficinas municipales, muchos de ellos fueron sacados en camillas pues sucumbieron ante la presión y el susto, pero las autoridades no acudieron a brindarles el apoyo que necesitaban.

Por otro lado los más de mil manifestantes esperaron durante 24 horas las inclemencias del clima carmelita, sol durante el día y lluvia durante la noche, esperando la presencia de quien figura como jefe de todos ellos, pera poder lograr los acuerdos que buscaban, pero el edil no apareció.

Fue hasta esta mañana que Pablo Gutiérrez, escoltado por guardias, funcionarios y el comandante Zayas, arribó a la explanada de la Plaza Cívica 7 de Agosto, después de 24 horas de espera, para poder dialogar con el líder sindical José del Carmen Urueta Moha.

Al ingresar al recinto se podía ver entre las sombras los rostros de la desesperación, la frustración, el miedo, incluso el llanto de las personas que ahí se encontraban esperando.

Al ser cuestionado Pablo Gutiérrez por su negligencia y demora para entablar el diálogo con los manifestantes, éste solo refirió que simplemente lo hicieron para verificar ciertos límites para poder presentarse y tomar medidas extremas.

De esta manera demuestra que solo se preocupa e interesa por su integridad física sin importarle la de los empleados carmelitas que están bajo su administración y que desconfía de ellos que llevan años desempeñando funciones tanto en administraciones priistas como panistas.

Es irresponsable intentar culpar a los trabajadores que se manifestaron para exigir sus derechos, cuando es evidente que la culpa la tienen el presidente Pablo Gutiérrez y su secretaria Diana Mendez, al no tener la capacidad y el valor de dialogar con los empleados del municipio para atender sus necesidades.

Ahora después de ver las carencias del equipo edilicio surge la pregunta, ¿Podrán atender las necesidades de todo un municipio?

Hasta aquí, la puntita.

 

 

Comments are closed.