Press "Enter" to skip to content

Infección parasitaria sería causante de casos de epilepsia

Guadalajara, Jal, 7 Feb (Notimex).- Cerca del 50 por ciento de los casos de personas adultas que inician con epilepsia en México se debe a la cisticercosis, que se caracteriza por la presencia de un parásito o quiste que se alberga en el cerebro y la médula, dijo el especialista Héctor Velázquez Santana.

Afirmó que la cisticercosis es todavía un problema de salud pública, a pesar de que tiende a la baja.

Indicó que tan sólo en la unidad “Juan I. Menchaca” del Hospital Civil de Guadalajara (HCG) son operados unos 12 pacientes al año con el problema. De 1998 al año 2000 fueron operados alrededor de 30 pacientes debido a esta causa o sus complicaciones como hidrocefalia.

Velázquez Santana, quien será ponente del Módulo de Neurociencias, durante el XIX Congreso Internacional Avances en Medicina (CIAM 2017), que se realizará del 23 al 25 de febrero, citó las causas de esta enfermedad.

Detalló que el humano adquiere la cisticercosis al ingerir huevecillos de Tenia solium (solitaria) presentes en alimentos contaminados como frutas y verduras que crecen al ras del suelo y que no son adecuadamente lavados y desinfectados.

El galeno señaló que la cisticercosis es producto de un ciclo iniciado por el ser humano que alberga en su organismo la Tenia solium. Este parásito arroja en un lapso de uno a tres días segmentos con miles de huevecillos.

Al evacuar, la persona infectada los arroja al exterior y pueden contaminar algunos depósitos de agua y las frutas o verduras que con ésta son regadas.

Al consumir estas frutas contaminadas adquiere el huevecillo, el cual puede viajar por el organismo hasta el cerebro u otras partes del organismo y convertirse en cisticerco, lo mismo puede ocurrir en el cerdo.

“Si una persona consume carne de cerdo infectada con cisticercos, va a desarrollar teniasis, producto de la siguiente fase de desarrollo del cisticerco”, explicó.

En caso de cisticercosis, puntualizó que es posible extraer estos quistes gracias a técnicas como la microcirugía o la introducción de un endoscopio o la utilización de equipos especializados que reportan beneficios para el paciente que llegan a atención especializada.

Los síntomas variarán según la parte del cerebro donde los parásitos se alojen; serán diferentes si hay aumento de la presión derivada de la obstrucción en las cavidades del cerebro y si hay respuesta inflamatoria que desencadena el cisticerco.

En el primer caso pueden generar problemas de movimiento y de la sensibilidad con el lenguaje; en el segundo caso, dolor de cabeza intenso, vómito y pérdida del conocimiento.

En el tercero, puede diseminarse la inflamación a toda la superficie del cerebro, lo que podría causar un avance de la enfermedad muy parecido a las demencias, presentar postración y cerca de 10 por ciento de estos pacientes con manifestaciones clínicas de la enfermedad muere producto de esa inflamación.

Comments are closed.