Press "Enter" to skip to content

Gusanos comestibles, alimento de identidad cultural mexicana

gusanos comestibles[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Villahermosa, 24 Ene (Armando Pereda Maldonado).- Con la finalidad de difundir, dignificar y conservar los sabores del país, es por lo que la empresa mexicana Opal Prehispánicos ha emprendido la tarea de buscar y dar a conocer los insectos comestibles a nivel nacional.

Chapulines, escamoles, gusanos blancos y rojos de maguey, hormiga chicatana, huevos del mosco, son algunos insectos que se consumen tanto guisados, en guacamole o en postres como chocolates o paletas.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=12,16,17,20 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

La chef investigadora y especialista en insectos comestibles, Beverly Ramos, señaló que este tipo de alimento forma parte de la identidad cultural mexicana y que es necesario que no se vea como una aberración su consumo, sino como algo normal.

“Nuestros insectos han sido utilizados desde épocas prehispánicas, los antiguos mexicanos lo utilizaban de diferentes maneras, una de ellas era en tributo a los emperadores en donde se otorgaban por temporada este tipo de productos”, declaró en entrevista con Notimex.

“También eran usados para los guerreros, para que se nutrieran, pues no teníamos obesidad documentada en los códices, ellos obtenían proteína de excelente calidad de los insectos comestibles”, añadió.

Ramos destaca los huevos de mosco, que son depositados en zonas lacustres y que luego se extienden en ramas en donde se obtienen, además del chapulín, que, dijo, gran parte de su organismo contiene vitaminas y minerales.

Asimismo, comentó que algunos insectos cuentan con grasa nutritiva que puede servir a las personas para ciertas funciones como para mantener el peso, liberar las arterias, cuidar el colesterol y lo que le cause daño al corazón.

“Nosotros tenemos ciertas tradiciones arraigadas que poseen carácter y expresión y que además de ello permite tener una identidad rica y variada de lo que caracteriza la cocina mexicana tradicional, para que lo valoricemos y lo comamos como algo cotidiano”, subrayó.

Por otro lado, Axel Arzola, director de Opal Prehispánicos, afirmó que esta empresa se encarga de recolectar productos de especies silvestre, que forman parte de la gastronomía mexicana, con los más altos estándares de calidad y compromiso con la preservación del habitat de una forma sustentable.

“Hemos tenido una gran aceptación en Villahermosa, la gente es muy abierta para poder degustar este tipo de insectos, que hemos incorporado de forma dulce, en chocolates y que hemos realizado combinaciones padres”, informó Arzola, quien dio a conocer que hay vestigios de cerca de 900 a mil años, donde se muestra que se cocinaba con insectos.

De igual manera, comentó que los antepasados mexicanos, como eran nómadas tenían que salir a buscar su alimentación, por lo que encontraron terrenos con insectos, que regularmente eran recolectados y dirigidos a la clase media alta de algunas civilizaciones.

“Desafortunadamente no en todos los estados del país son tan aceptados o recibidos de forma adecuada, sobre todo en el norte, en donde se consume muy poco. En México tenemos cerca de 587 especies comestibles de insectos, de los mil 700 que hay a nivel mundial”, puntualizó Arzola.

Finalmente, platicó que la empresa analiza en los montes y busca la viabilidad de explotación, el cuidado del ecosistema, para sacar estudios y poner a trabajar a gente en comunidades, para que con este alimento se combata la desnutrición en ciertas regiones de escasos recursos.

Comments are closed.