Press "Enter" to skip to content

Escuela de perros guía pide apoyo para ayudar a más personas ciegas

perros guias[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

México, 7 Feb.- La directora general de la Escuela para Entrenamiento de Perros Guía para Ciegos, Silvia Lozada Badillo, urgió a la sociedad contribuir a que cada vez más individuos débiles visuales logren una integración social más plena con ayuda de un can.

Del total de ciegos, sólo 3.0 por ciento es candidato para tener un perro guía; ello, porque se requieren características de movilidad, coordinación, gusto por los perros, estar dispuesto a enfrentar los retos de acceso a transporte y lugares públicos.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=12,16,17,20 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

Al entregar cuatro canes guía a igual número de personas, dijo que 200 pesos mensuales es lo necesario para que una persona contribuya a esta labor.

Los binomios los forman: Julián Landagaray Espíritu y «Camila», Héctor Martínez Contreras y «Heidi», María Elena García Cruz e «Igor» y Linda Nieto Celaya y «Kay».

En México, abundó en entrevista, la educación y cuidado de un perro desde sus primeros años de vida hasta que se jubila cuesta 300 mil pesos, mientras que en Estados Unidos es de 40 mil dólares.

Los perros que aquí se preparan se entregan a personas de todo el país, incluso a otras naciones de América Latina, y con la 30 entrega de hoy, la Escuela ha donado 112 canes.

Necesitamos mil donantes que aporten esa cantidad mensual, pero encontrarlos ha sido «demasiado» difícil. De hecho, sólo se tienen 76, pues formar un perro guía es un proceso de año y medio, y a veces un poco más.

Se trata de cachorros que ingresan al programa, ya sea de su propia crianza o donados por el público; viven en la escuela o se colocan con una familia en adopción temporal.

Durante un año reciben una educación para aprender a vivir en el entorno humano y después viene el proceso de entrenamiento especializado, donde los llevan a trabajar en diferentes rutas, viven en las perreras de la escuela y luego ya son capaces de desviar los obstáculos que hay en la calle para una persona ciega.

Posteriormente, viene la capacitación del binomio, donde la persona ciega se interna en las instalaciones del lugar por cuatro semanas para capacitarse a manejar adecuadamente a su perro. Están siete años con su binomio y después se jubilan con una familia que los adopta hasta que mueren.

Las razas que sirven a esta tarea son labrador o golden retriver, deben ser muy sociables, amistosos, dispuestos a ayudar, con una lealtad y una nobleza extraordinaria.

En el evento, Lozada Badillo explicó que el organismo a su cargo tiene dos programas, el primero es la rehabilitación integral, y es que existen personas que adquieren la discapacidad visual en una etapa posterior a su nacimiento, ya sea por edad, enfermedad o accidente.

«Estas personas viven un impacto muy grande por la pérdida de esta capacidad y enfrentan un proceso de duelo. Nosotros los ayudamos a descubrir que esta discapacidad no es un problema, sino una característica física más y que pueden adquirir técnicas y herramientas para volver a ser independientes e incluirse en la sociedad».

La preparación incluye braille, computación con un lector de pantalla parlante y actividades de la vida diaria como arreglo personal, preparar alimentos, limpiar la casa y todo lo que implique ser autosuficiente, además de desplazarse con el bastón blanco.

La rehabilitación le puede llevar año y medio, después es candidata a tener un binomio, con el que puede ser más ágil, independiente y sentirse más seguro y confiado.

«No es lo mismo que un obstáculo se desvíe con el bastón a que lo haga el perro, porque con éste ni siquiera nos damos cuenta qué es lo que nos está desviando».

Si alguien quiere donar, puede hacerlo en la página www.perrosguía.org.mx o en las instalaciones de la escuela.

Comments are closed.