Press "Enter" to skip to content

El princeso mata tradiciones

embajadora-sin-corona[useful_banner_manager_banner_rotation banners=10,7,9,8 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Ciudad del Carmen, 23 Mar.- Lo prometido es deuda, y no nos referimos a la de 50 millones de pesos que ya tiene la administración de Pablo Gutiérrez, si no a la promesa de cambio que hiciera durante su campaña, que ahora vemos está empeñado en cumplir.

Sobre todo en cuestión de fiestas y tradiciones, ya que si de crecimiento económico, obras y servicios se trata, aún no se reflejan cambios.

Tradicionalmente en diciembre se realiza la fiesta en honor a la virgen de Guadalupe, en la colonia del mismo nombre, la calle principal (calle 19-A) es cerrada para velar por la seguridad de quienes asisten a dicha festividad, sin embargo esta administración omitió continuar dicha tradición, incluso puso una feria en el malecón de la calle 20 en el centro de la ciudad centrando la difusión a esta actividad y no a la tradición.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=20,12,17,16 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

En el pasado carnaval, ya no hubo reina infantil, pues quien ostentó dicho «título» tenía más de la edad permitida, pero eso no importó pues lo que se buscaba era que la hija del presidentito Juan Mendoza Vior, quien da órdenes y controla al alcalde Pablo Gutiérrez, fuera reina en dicho carnaval. También desaparecieron los bandos infantiles y los recorridos por las colonias en esta edición 2016 del carnaval carmelita.

Una vez más el princeso Pablo utiliza sus dotes para realizar cambios a tradiciones pero ahora la Fiesta del Mar, festividad que enmarca la temporada vacacional de Semana Santa en la isla del Carmen.

Para empezar, al nombrar embajadora de esta edición de la Fiesta del Mar a Georgina González García, se le olvidó otorgarle la corona que año con año se le ha impuesto a quienes han sido embajadoras de dicha celebración.

Georgina es una señorita muy talentosa, quien se ha destacado a nivel internacional por su magnífico desempeño como nadadora, y se ha convertido en orgullo carmelita, merecía ser tratada con el respeto y admiración que se ha ganado, sin embargo al princeso importado de chilangolandia eso no le importó, y solo le regaló una banda.

A Pablo Gutiérrez se le «olvidó» colocarle corona a la embajadora Georgina, pero no pudo olvidar llenar de coronas la Fiesta del Mar. Y es que llenó de puntos de venta de cerveza la zona de playa en el malecón costero «Nelson Barrera Romellón», aquel malecón que le causó tanta bilis y que pretendía dejar en el olvido para que el las condiciones climáticas de la isla lo deterioraran.

Pero curiosamente justo a inicios de este mes de Marzo, al princeso Gutiérrez Lazarus le nació el interés en esta estructura y decidió darle mantenimiento, o fue quizás que le hicieron ver que sería lugar propicio para generar ingresos a través de la venta de alcohol en la zona.

Diviertete-sin-alcoholContradictoriamente el brillante alcalde municipal, puso en marcha una campaña contra el consumo de alcohol que ha nombrado «Diviértete sin Alcohol», para esta campaña mandó poner en diferentes puntos de la ciudad vehículos destrozados en accidentes, e inició los operativos de la prueba de alcoholímetro, esto con la intención de reducir el número de accidentes por conducir bajo el influjo de alcohol.

Aunque olvidó usar para esta campaña la camioneta CRV blanca que uno de sus empleados y funcionario del equipo del súper policía Guilermo Zayas, conducía alcoholizado y que estrelló contra la glorieta a Benito Juárez el pasado Diciembre.

CRV-accidentada-por-elemento-de-ZayasSu campaña parece estar más enfocada a obtener ingresos que a reducir accidentes, pues al colocar puntos de venta de bebidas embriagantes se cobra por el permiso para dicha venta, a demás de que promueve el consumo del alcohol, así cuando un conductor sale de la zona de playa y pasa al retén de alcoholímetro se le impondrá una infracción, o pagará su respectiva cuota.

El alcohol ha sido y seguirá siendo el negocio perfecto para los gobiernos, y eso es algo que Pablo Gutiérrez Lazarus sabe muy bien, por eso se le ha visto en repetidas ocasiones entrar a un pequeño bar en la avenida periférica.

P.D. Al señorito presidente nunca se le encuentra en su oficina cuando la gente va a solicitarle una audiencia, o a exigirle respuestas y soluciones, pero si quieren invitarlo a fiestas, inauguraciones y reuniones, encantado estará de ser parte.

 

Comments are closed.