Press "Enter" to skip to content

El factor Roberto Borge en la sucesión de Quintana Roo

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,9,16 interval=6 width=600 height=95 orderby=ran]
Por Gerardo García
Twitter @gergarcia68
ImageProxyLas reglas que cuentan.
No se trata de nada más que establecer acuerdos y que se respeten. Reglas que los que juegan en un juego cómo éste, deben seguir. Reglas que incluyen en efecto atender el marco legal que rige los procesos electorales, pero también algunas no escritas que tienen que ver con jugar en un piso parejo. Competencia regulada por le ley; pero también por la política y el sentido común.
Le contaba ayer en este espacio que se ha abierto en términos políticos el proceso de selección del candidato a la gubernatura por el Partido Revolucionario Institucional, mismo que términos de regulación electoral habrá de definirse a comienzos del mes de febrero del año venidero que comienzan legalmente los procesos internos. Proceso que habrá de realizarse sin violentar las leyes electorales y que tendrá mucho más que ver con un trabajo político al interior del partido que con campañas abiertas. Lo decía bien ayer el senador Félix González, ex gobernador también, en el sentido que aquellos que participan en éste, deberán atender en principio las leyes en la materia y evitar actos anticipados que puedan llevarlos fuera de la ley. No se trata de que los que participan -los alcaldes Mauricio Góngora de Solidaridad, Paul Carrillo de Benito Juárez y Eduardo Espinoza de Othón P. Blanco. El diputado federal y presidente estatal del PRI, Raymundo King, y el diputado federal electo, José Luis «Chanito» Toledo- guarden silencio absoluto sobre sus aspiraciones, sino que respeten los plazos que se encuentran en la ley.
¿Qué reglas hay de aquí a la selección del candidato?
[useful_banner_manager_banner_rotation banners=8,10,17 interval=6 width=600 height=95 orderby=rand]
De acuerdo con lo que se ha observado: la primera es respeto. Una actitud clara de no violentar ni los plazos electorales, ni los acuerdos de unidad que ellos ya han asentido. Respeto a los otros participantes. Respeto a los acuerdos. Respeto al árbitro del proceso que es el gobernador Roberto Borge. Los que aspiran no pueden desentenderse de sus responsabilidades. Cada uno de ellos tiene diferentes y debe cumplirlas. No podrán abandonar alcaldías u otros cargos para hacer campaña en torno a este proceso. Ninguno tendrá el respaldo si violenta los plazos legales y efectúa actos por fuera de lo establecido en la ley electoral. Lo que pueden hacer en torno a este proceso se delimita a un trabajo político interno; a trabajar cumpliendo a cabalidad sus responsabilidades; mostrar y demostrar sus atributos políticos y éticos. Sí, en efecto, a mostrar su capacidad de establecer acuerdos con grupos y sus alcances en la sociedad; no a adelantarse con actividades que van por encima de la ley.
Y en efecto, como le contaba ayer, es evidente que no hay líneas preestablecidas, ni dados cargados. No es un proceso simulado; mucho menos uno que esté regulado en otro lugar que no sea Quintana Roo. La decisión se tomará aquí y sí, en efecto se llevará a la dirigencia nacional del PRI y a Los Pinos para su visto bueno. Pero el respeto a la misma, por lo que se sabe, está comprometido.
No habrá, pues, sorpresas en ese sentido.
Cuentos del cambio
1.- Y no, la candidatura no se conseguirá en cafés, ni vendrá volando con una cigüeña.

Comments are closed.