Press "Enter" to skip to content

Desarrolla UAQ casa solar experimental

Santiago de Querétaro, Qro. 6 Mar (AIC / Israel Pérez Valencia).- Con el trabajo conjunto de más de 10 licenciaturas y posgrados de la Facultad de Ingeniería, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrolla un proyecto de casa experimental, la cual tiene el objetivo de generar una alternativa de vivienda de nueva generación, conjuntando la automatización, diseño y confort.

El jefe de la División de Investigación y Posgrado de la UAQ, Manuel Toledano Ayala, aseguró que el objetivo de este proyecto es generar una nueva propuesta de vivienda para el estado de Querétaro y el país, basada en elementos tecnológicos que, además de brindar un mayor confort, reduzcan el impacto ambiental.

«Nosotros estamos proponiendo este proyecto de casa solar experimental como un nuevo concepto de laboratorio viviente o living lab, que es una tendencia a nivel mundial, en el que nosotros vamos a tener distintas configuraciones de la casa, quitar módulos completos y sustituirlos por los nuevos, para que el usuario final pueda sentir la diferencia, retroalimentarnos y se vuelva también un cocreador de este espacio de innovación; es un valor agregado de este proyecto» señaó Toledo Ayala.

Se está utilizando una cimentación superficial con base en un sistema llamado “de muertos”, donde a partir de un cubo de concreto se desplantan estructuras que están diseñadas para soportar todas las cargas que tiene una vivienda de este tamaño. Todos los sistemas fueron diseñados por alumnos de la maestría en ciencias con línea terminal en estructuras. La parte del sistema modular de la vivienda lo diseñaron los profesores y alumnos de la maestría y de la licenciatura en arquitectura con línea terminal en bioclimática.

Después de la estructura, viene lo que se conoce como “forrar la vivienda” con nuevos paneles prefabricados de materiales reciclados, con el objetivo de tener un confort térmico dentro de la vivienda y que también actúen como aislante acústico para los ruidos externos. Lleva paneles solares de última generación, además de un sistema de monitoreo del consumo energético de la vivienda, la recirculación, el tratamiento de las aguas y la actividad del usuario dentro de la vivienda.

Lleva también una red neuronal que aprende sobre los consumos que se están dando dentro de la vivienda para proporcionar información actualizada sobre los consumos que se deben de hacer en la casa, dado que no está interconectada a la red de la Comisión Federal de Electricidad.

«La idea es crear un espacio viviente en un concepto llamado casas de energía cero, esto quiere decir que toda la energía que genera la casa es la que se consume y a futuro estamos proyectando una casa de energía positiva, donde también la energía excedente se pueda inyectar a la red eléctrica» añadió Toledo Ayala.

Los docentes, investigadores y estudiantes están trabajando para que la casa esté terminada en el mes de noviembre; no obstante, ya se están dando los primeros resultados. Están en proceso las primeras solicitudes de protección de propiedad industrial, hay tesis que se van a concluir y que solo esperan a que ya esté la estructura de la vivienda para empezar a instalar estas tecnologías y validarse.

El objetivo de la universidad no es dedicarse a construir casas, pero sí hacer las propuestas de investigación, transferirlas al sector productivo y que ellos ayuden a hacerlas llegar a la población.

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Comments are closed.