Press "Enter" to skip to content

Cuentas bancarias sin comisiones son una realidad

tarjetas bancarias[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Ciudad del Carmen, 20 Feb.- Con el fin de que grupos de bajos ingresos tengan acceso al sistema bancario, en 2007 se incluyó en la Ley de Instituciones de Crédito (LIC) la obligación a los bancos que reciben depósitos del público, de ofrecer cuentas bancarias básicas.

En estas cuentas, los bancos no deben cobrar comisión por apertura, por los retiros ni por las consultas realizadas en la institución que otorgue la cuenta.

La LIC establece también que el Banco de México está facultado para determinar las características específi cas y las reglas a las que deben sujetarse dichos productos.

En mayo de 2010 se estableció que los bancos no deben cobrar comisiones por ningún servicio asociado a estos productos.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=12,16,17,20 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

Se incluyó la obligación por parte de las instituciones de crédito de ofrecer el servicio de tarjeta de crédito básica, la cual está exenta del cobro de comisión por anualidad o por cualquier otro concepto.

Adicionalmente, a partir de abril de 2012 se estableció que cualquier trabajador o pensionado puede abrir directamente una cuenta básica de nómina exenta de comisiones en la institución de crédito de su preferencia, a fi n de recibir en ella su salario, pensiones y demás prestaciones de carácter laboral

Las reglas emitidas por el Banco de México prevén dos tipos de cuentas básicas: para el público en general y de nómina.

El Banco de México estableció que ambas cuentas básicas deben ofrecer como mínimo los siguientes servicios sin costo alguno:

• Apertura y mantenimiento de cuenta;

• Otorgamiento de una tarjeta de débito y su reposición;

• Abono de recursos a la cuenta por cualquier medio;

• Retiros de efectivo en las ventanillas de sus sucursales y en cajeros automáticos de la institución que administre la cuenta;

• Pago de bienes y servicios en negocios afi liados a través de la tarjeta de débito;

• Consultas de saldo en las ventanillas de sus sucursales y en los cajeros automáticos de la institución de crédito que administra la cuenta;

• Consultas de saldo en las ventanillas de sus sucursales y en los cajeros automáticos de la institución de crédito que administra la cuenta;

• Domiciliación de servicios a los proveedores; y

• Cierre de la cuenta.

Se estableció también que las cuentas básicas podrán ofrecer servicios adicionales de carácter voluntario, exentos del cobro de comisiones.

La diferencia entre las cuentas básicas de “nómina” y para el “público en general” es que la primera se puede abrir por cualquier persona que desempeñe un empleo o cargo, ya sea directamente o a solicitud de su patrón en cualquier banco.

En este caso los bancos pueden establecer libremente un Saldo Promedio Mínimo (SPM), y si el cliente que no cumple este saldo mínimo durante seis meses consecutivos, el banco podrá cerrar la cuenta.

Por su parte, las cuentas básicas para el público en general se pueden abrir abrirse por cualquier persona para la recepción del pago de su pensión, ya sea directamente o a solicitud de quien se encuentre obligado a pagar dicha pensión e cualquier banco.

También en este caso, los bancos pueden establecer libremente un saldo promedio mínimo (SPM).

Sin embargo, en los casos en que el cliente no cumpla con dicho saldo mínimo durante tres meses consecutivos, el banco podrá cerrar la cuenta.

La regulación busca eliminar las restricciones de acceso por el lado de la oferta, a través de establecer la obligación a los bancos de ofrecer un servicio sencillo, con funcionalidad limitada y a un precio bajo.

Adicionalmente, como se restringen los aspectos por los cuales se puede cobrar, las cuentas básicas facilitan a los consumidores la comparación entre productos ofrecidos por distintos bancos.

Comments are closed.