Press "Enter" to skip to content

Crece cisma en Partido de la Revolución Democrática

México, 29 Mar (Prensa Latina / Orlando Oramas Leon).- Doce de veinte senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) decidieron abandonar el grupo legislativo, lo cual aumenta hoy el cisma en esa organización política que era tercera en curules en el Senado.

La decisión de la Mesa Directiva del Senado de reconocer a Dolores Padierna como coordinadora de la bancada del PRD fue el argumento para la estampida de senadores encabezados por Miguel Barbosa, quien antes fungió como coordinador y también presidente del órgano directivo de la Cámara alta del Congreso de la Unión.

Todo el entuerto se desencadenó cuando Barbosa expresó su apoyo al experredísta, excandidato presidencial y hoy dirigente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador (AMLO), como candidato de la izquierda mexicana a la presidencia mexicana para los comicios de 2018.

La cúpula del PRD criticó a Barbosa, lo tildó de ‘traidor’, lo relevó del cargo y designó finalmente a la vicecoordinadora de esa bancada, Padierna, reconocida hoy por la directiva del Senado.

Se trata de otro episodio de una cadena de desencuentros en el seno del llamado partido del sol azteca, fragmentado en corrientes y fragilidades ideológicas, sobre todo porque la senadora Padierna es reconocida tanto en el PRD como en otras fuerzas de izquierda como defensora de posturas antineoliberales y críticas a decisiones gubernamentales que consideran lesivas a los intereses nacionales.

Resulta paradójico que la controversia actual pareciera más responder no solo a razones ideológicas, pues no todos los senadores que apoyan a Barbosa apuestan por López Obrador para las elecciones del año próximo.

De hecho hay algún que otro aspirante a presentarse como candidato independiente, como ocurre con el senador Armando Ríos Piter, quien impulsa el movimiento Ola 365 y argumentó en entrevista con Prensa Latina que se trata de una respuesta al ‘agotamiento del sistema político mexicano marcado por el dinero y la corrupción a todos los niveles’.

En el seno del PRD además hay litigios internos contra la dirección de la actual presidenta nacional Alejandra Barrales, cuando se anuncian alianzas electorales del partido que antes fue referente de la izquierda mexicana, con el de Acción Nacional (PAN), en la derecha, para elecciones en junio de este año en varios estados del país.

Para la dirección que impera hoy en la grupación resulta una práctica ya repetida en comicios de gobernadores y gobiernos municipales en 2016, cuando no pocos de sus exponentes, senadores y diputados incluidos, afirman que el PRD se ‘desdibujó’ de cara a su caudal político y popular.

Comments are closed.