Press "Enter" to skip to content

China y Rusia piden a EE.UU. apoyar la paz en península coreana

Naciones Unidas, 6 Ago (Prensa Latina) China y Rusia instaron hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU a Estados Unidos a jugar un papel positivo en la reducción de las tensiones en la península coreana.

[adrotate group=»2″]

Pese a respaldar una nueva resolución del Consejo con sanciones contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC), bajo el argumento de los recientes ensayos con misiles por Pyongyang, los embajadores Liu Jieyi y Vasily Nebenzya abogaron por el diálogo en la región, en particular el regreso a las negociaciones a seis partes.

Los diplomáticos condenaron los lanzamientos de cohetes, presumiblemente intercontinentales, del 3 y del 28 de julio, defendieron la desnuclearización de la península y señalaron a Washington que su despliegue bélico en esa parte del mundo no ayuda a encontrar una solución política a la crisis con la RPDC.

Estados Unidos realiza ejercicios militares a gran escala, tiene miles de efectivos en Sudcorea y moviliza grandes contingentes navales y bombarderos estratégicos, escenario que los norcoreanos consideran una amenaza directa, ante la cual han optado por un programa de disuasión nuclear como respuesta.

Liu y Nebenzya, quien asumió esta semana el cargo de representante permanente ruso aquí, recordaron la propuesta conjunta realizada por China y Rusia para avanzar hacia la paz en la península.

Los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin presentaron a principios de julio, después de que la RPDC realizara su primera prueba con un misil intercontinental, una hoja de ruta que tuvo como base ‘la suspensión por la suspensión’, en aras de crear un ambiente propicio para el diálogo.

[adrotate group=»2″]

En ese sentido, instaron a Pyongyang a detener los ensayos y a Washington a suspender sus ejercicios bélicos con sus aliados.

Tanto Beijing como Moscú advirtieron que la introducción de nuevos armamentos por Estados Unidos en la península coreana, como sistemas antimisiles, altera el equilibrio estratégico en la región y complica la solución del conflicto.

También pidieron a la administración estadounidense, encabezada por el presidente Donald Trump, traducir en acciones su discurso de que no busca un cambio de régimen en la RPDC.