Press "Enter" to skip to content

Chapulina que come huevo, jamás su rama endereza

Antes de pertenecer a MORENA, Rocío Abreu Artiñano apoyó la campaña presidencial de José Antonio Meade (PRI)

Ciudad del Carmen, Cam, 06 Dic (La Puntita).- Rocío «La Chapulina» Abreu Artiñano, no se cansa de humillarse y nuevamente quiere contender a un cargo de elección popular, a pesar de que en 5 ocasiones la gente le ha hecho ver que no la quieren.

Si no conocen su historia, y no quieren leerla completa, aquí se las resumo.

Perdió la contienda del 2006 a la presidencia municipal por el PRD, pero quedó como regidora en ese periodo; en el 2009 volvió a buscar la presidencia municipal ahora en Nueva Alianza, y también perdió, pero quedó como diputada local en el congreso de Campeche por la vía plurinominal -ojo con esto-; en el 2012 participó como candidata del Verde Ecologista a Diputada Federal, perdió de nuevo, pero logró llegar a la curul de manera plurinominal -otra vez la pluri-; luego, en el año 2015, buscó una vez más llegar a la alcaldía del Carmen, pero ahora en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y como en las tres veces anteriores, volvió a perder.

De nuevo en el 2018, la «Chapulina» Abreu participó en una contienda electoral ahora en búsqueda de llegar al Senado de la República, en esta ocasión representando al PRI en la coalición «Todos por México», desplazando a Christian Castro Bello, sobrino del hoy presidente del Revolucionario Institucional, Alejandro Moreno Cárdenas. Y gracias a las antipatías que ha acumulado, Rocío Abreu Artiñano volvió a perder la elección.

Christian Castro Bello y Rocío Abreu Artiñano juntos durante las campañas electorales del 2018

Pero la Rocío no tiene un pelo de tonta, por que podrá ser oportunista, deshonesta, chapulina, mentirosa y traidora, pero no tonta. Pues en cada elección perdida ella ha salido beneficiada, ya sea con una plurinominal (2006, 2009, 2012), o con un cargo público como el caso del 2015, que su premio de consolación fue ser nombrada Delegada de la SEMARNAT en Campeche del 2016 al 2018.

Y el 2018 no fue la excepción. Tras su derrota como candidata a Senadora, la «Chapulina» Abreu llegó al senado por la vía de primera minoría, o lo que es lo mismo: Plurinominal.

Pero eso no fue todo, una vez en el Senado de la República y en vista de que el PRI había perdido el poder de la silla presidencial, Rocío, la traidora que aprobó la reforma energética y la reforma fiscal, renunció al partido que tanto beneficio le dio y se fue a arrodillar ante el nuevo Tlatoani. Pidió asilo ahí en el vertedero de desechos conocido como MORENA, donde la escoria de los partidos políticos va a reivindicarse, en busca del perdón del supremo líder. A los priístas les rompió el corazón, se sintieron traicionados.

No conforme con haber sido derrotada, humillada y DESPRECIADA -así con mayúsculas- por sus coterráneos carmelitas en cinco ocasiones, Rocío Abreu Artiñano tuvo el descaro de registrarse este pasado sábado como pre candidata a la Gubernatura del estado de Campeche. Es evidente que los campechanos no la van a respaldar en su nueva aspiración. Y es todavía más evidente que la «Chapulina» no busca gobernar el estado, solo anda en busca de perpetuarse en la política mexicana, ya sea con otro cargo, una secretaría, una delegación, otra pluri, o tal vez busca acomodar a su hermana: la otra Abreu.

Si los Morenistas aceptan dejar a Rocío Abreu como su candidata a la gubernatura, el resultado lo dictarían las 5 contiendas electorales pasadas, una derrota contundente.

Y si le dan la espalda, aténganse al viejo y conocido dicho «Quien traiciona una vez, traiciona siempre».

Aunque a la «Chío» le podemos aplicar varios dichos. «Gallina que come huevo, ni aunque le quemen el pico», o «árbol que nace torcido, jamás su rama endereza». Pero el que mejor le va, ya está en el título.

Hasta aquí, La Puntita

P.D. La Puntita es un ejercicio de crítica puramente destructiva, ya que los personajes aludidos no merecen ni una pizca de consideración. Los hechos aquí descritos son con el fin de aclarar que los únicos que se tragan las mentiras vertidas por los sujetos descritos son ellos mismos y sus fieles adeptos. Si se llegan a olvidar de las fechorías que han hecho por años, aquí estaremos para recordárselas.