Press "Enter" to skip to content

Arco divisorio en el olvido

Arco divisorio entee Campeche y Yucatán[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10 interval=6 width=320 height=75 orderby=ran]

Yucatán, 9 Oct.- El monumental arco que divide a los estados de Campeche y Yucatán se encuentra en total abandono, “pintarrajeado”, rodeado de basura y sin las placas de bronce conmemorativas colocadas en ambas caras de la estructura que señalaban el año en que se concluyó su construcción.

Obra histórica única en el sureste del país, el arco se encuentra en el kilómetro 56 + 200 de la carretera federal 261, conocida como la antigua carretera “vía ruinas”, pasa por los centros arqueológicos de Uxmal y Kabah, y une a las comunidades de Santa Elena, Yucatán, y Bolonchén de Rejón, Hopelchén, Campeche.

Construido con mampostería, el fue edificado en 1940 (según fotos existentes) para indicar la línea territorial entre ambos estados. A su término se pusieron placas de bronce en ambas caras para honrar a quienes lo edificaron, hermanando con sus respectivos escudos de armas y el de la nación mexicana a ambas entidades.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=12,16,17,20 interval=5 width=320 height=75 orderby=ran]

Pobladores tanto de Santa Elena como de Bolonchén señalan que las placas de bronce fueron robadas hace algunos años y aseguran que no se han llevado los escudos esculpidos en piedra sólo porque están muy alto.

El tiempo, el clima y el vandalismo han dejado su huella en esta obra que se observa llena de pintas en su base y con la destrucción de la mampostería para arrancar las placas de bronce.

Por si no bastara, por lo que se observa y percibe con el olfato sus lados son utilizados como basurero y sanitario al aire libre, a pesar de estar a tan sólo cinco minutos de las casetas fitosanitaria y de policía.

El arco es referencia obligada para tomarse fotos, comenta un poblador de Santa Elena consultado sobre la fecha de su construcción a falta de información bibliográfica al respecto, y asegura que llama mucho la atención de los turistas, quienes se detienen al observar desde lejos su silueta enmarcada con el verde de la selva.

“Lo triste es que muchos otros no lo hacen para tomarse fotos, sino para depositar su basura, hacer sus necesidades fisiológicas o pintarrajearlo”, dijo el entrevistado.

A simple vista el arco mide entre 10 y 12 metros de altura. Si se transita de Campeche hacia Yucatán, al llegar a él se observa en lo alto de la estructura los escudos de Yucatán y de México, un letrero de bienvenida y otro que señala que Uxmal está a 29 kilómetros, y también por esa vía Kabah y el entronque con la Ruta Puc.

Si se transita de Yucatán hacia Campeche, se observan igual en lo alto, los escudos de este último y de la nación mexicana, un letrero de Bienvenidos a Campeche y la indicación de que esta ciudad está a 143 kilómetros de distancia por la citada vía federal.

Datos conseguidos en antiguas publicaciones indican que a mediados de los años 30 ya estaba en construcción la carretera Mérida –Uxmal, la cual pasaría por Muna, Uxmal, Kabah, para finalizar en Santa Elena.

Por el otro lado, ya en territorio campechano, en marzo de 1935 se inició la construcción de la carretera Campeche-Chenes con una extensión de 63 kilómetros, la cual uniría a la capital del Estado con la cabecera municipal de Hopelchén, misma que se concluyó en 1943.

Aunque en sus inicios esta vía se proyectó para concluirla en Dzibalchén (comunidad de Hopelchén), la construcción del gobierno estatal de la carretera Mérida-Santa Elena por la ruta de Uxmal, motivó al ejecutivo campechano a detener la construcción en Hopelchén, para desviarla hacia Bolonchén y unir las ciudades de Mérida y Campeche por carretera.

La construcción de la vía Campeche–Hopelchén estuvo a cargo del ingeniero Ricardo Castillo Oliver y fue inaugurada por el gobernador Eduardo Lavalle Urbina el 12 de septiembre de 1943. En abril de 1948, cuando se realizaba la pavimentación de la prolongación Hopelchén-Bolonchén, pasó a ser de jurisdicción federal por vincular a dos entidades.

Por la importancia que reviste este símbolo histórico, vecinos y visitantes de ambas entidades esperan que las autoridades responsables del cuidado de estos monumentos eviten se siga deteriorando, tratando en lo posible de restaurarlo y de colocar nuevas placas que den información del por qué de esta importante obra.—Luis Iván Alpuche Escalante

Más detalles del arco

Estructura

A simple vista el arco divisorio entre Yucatán y Campeche mide entre 10 y 12 metros de altura.

Vista

Si se transita de Campeche hacia Yucatán, al llegar a él se observan en lo alto de la construcción los escudos de Mérida y de la nación mexicana, un letrero de bienvenida y otro que señala que Uxmal está a 29 kilómetros, y también que por esa vía se llega a Kabah y el entronque con la Ruta Puuc.

Otra perspectiva

Si se transita de Yucatán hacia Campeche, se observan igual en lo alto los escudos de este último y de la Federación, así como un letrero de “Bienvenidos a Campeche” y la indicación de que esta ciudad está a 143 kilómetros por la vía federal 261.

Comments are closed.