Press "Enter" to skip to content

Alianza de Facto PAN-Morena, en manos de Layda

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,9,16 interval=6 width=600 height=95 orderby=ran]

layda nueva lider moral de los azulesSan Francisco de Campeche, Cam.- (Roger Elías Cornelio Sosa) Cuando sólo faltan 16 días para las votaciones, el electorado campechano se mantiene pendiente de la posible noticia que sacudiría los cimientos de nuestra historia política: la “Alianza de Facto” PAN-MORENA, para lograr la alternancia en el gobierno del estado. Mientras esto no se dé, el triunfo del PRI-PVEM sigue amarrado.

De acuerdo a Wikipedia, “De facto” es una locución latina que significa literalmente “de hecho”; esto es, sin reconocimiento jurídico, tan solo por la fuerza de los hechos. Una situación de facto es aquella que, existiendo en la realidad, no ha sido reconocida formalmente, ya sea mediante los mecanismos legales vigentes o por la autoridad competente.

Nos queda claro que las alianzas o coaliciones entre los partidos son, por derecho jurídico, las que se formalizan conforme a los criterios y reglamentos de la autoridad electoral competente, en este caso el Instituto Electoral del Estado de Campeche o el Instituto Nacional Electoral. Y en el plazo fijado, sólo el PRI y el PVEM lo oficializaron.

Al final de cuentas, todo queda en manos de la polémica senadora Layda Sansores Sanromán y su dirigente nacional Andrés Manuel López Obrador. Me explico: vistos los números de las encuestas del CISEN, del PAN, del PRI, PRD, patito, etc., el tricolor lleva una cómoda ventaja de 10 puntos sobre el blanquiazul de Jorge Rosiñol.

Los resultados recientes reportan que Alito y coalición llevan 30% de preferencia electoral; El PAN con el carmelita el 20% y el MORENA ha logrado llegar al 15%. El PRD anda por el 12%. Pero el universo de indecisos que SÍ votan sigue siendo el 20%. Y esto, por tendencias recientes, es lo que pesa y define al final del día hacia dónde se inclina el triunfo.

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=8,10,17 interval=6 width=600 height=95 orderby=rand]

La campechana Sansores tiene la sartén por el mango. Es el punto de equilibrio, efecto bisagra o fiel de la balanza. No hay de otra. O se baja y declina a favor de Rosiñol, o Campeche seguirá siendo uno de los cuatro estados del país sin conocer -por otros seis años más- el sabor de la alternancia. Y por esto suspiran muchos y expiran otros.

A nivel nacional el líder panista Gustavo Madero ha buscado acercamiento con el líder de Morena, AMLO, quien por el momento no ha dicho “no”. Layda espera instrucciones, a sabiendas que, desde el Senado, le sería de mucha más utilidad al PEJE en su tercera lucha por la presidencia de la república en el 2018. La voz de trueno de la campechana se cotiza más allá, que acá.

Jorge Rosiñol, con mucha o poca razón, sabe que el tiempo se agota. Sin embargo no ha calculado un factor importante: el fundamentalismo de los simpatizantes morenistas. Este voto duro es de diamante, inquebrantable. Como kamikazes, “Patria o Muerte”, dicen ellos. Nada garantiza, pues, que los seguidores de Layda voten por el PAN en caso de la alianza de facto.

Los dados están sobre la mesa. Se corren riesgos y más apuestas. Cierren puertas y ventanas. ¿Vivirá Campeche el cisma político más grande de su historia? Falta pocos días para saberlo. Daremos testimonio de ello. ¡No se lo puede perder!

Comments are closed.