Press "Enter" to skip to content

Circo, maroma y teatro, antes y durante el segundo informe municipal

[useful_banner_manager_banner_rotation banners=7,8,9,10,12 interval=5 width=600 height=115 orderby=rand]

Redacción.- La política mexicana está tan dañada que da lo mismo si gobierna la derecha o la izquierda, al final de cuentas seguimos cayendo al mismo precipicio.

show políticoEl pasado viernes 26 de septiembre fuimos testigos del derroche de dinero para crear un espectáculo de la talla de Brodway. La locación fue un recinto digno de un césar, y no por lo elegante, sino por lo rudimentario, el domo del Mar; recinto que se iluminó después de días de permanecer en oscuridad, y que a pesar de estar a orillas de la playa, se sentía el calor en todo momento, ya que aquel espacio estaba lleno de acarreados, mismos que fueron movidos en varios autobuses de la empresa “turiscam”.

El escenario estaba repleto del luces, cual concierto de Gloria Trevi, sin embargo, el show era otro, se trataba del segundo informe del estado que guarda el gobierno municipal, o al menos eso mencionaron a cada rato; lo que en realidad se vio fue el modo en que la actual administración, donde el actor principal es Enrique Iván González López, que es la segunda del PRI en este nuevo ciclo, justifica los gastos innecesarios y el hecho de que la deuda pública siga incrementándose, también para decirle a la casi inexistente oposición que la justicia está de su lado al referir que había sido absolvido de las acusaciones realizadas al iniciar la presente administración.

Pero para montar un buen espectáculo sin gastar tanto, hubiesen solicitado la asesoría del expriísta Wilford Rodríguez Gil, quien estudió actuación tres años en la administración de Aracely Escalante, al ser coordinador del Transporte Urbano Municipal, donde por cierto no cumplió con su encargo para muestra el pésimo transporte que existe en la ciudad; esto es porque ese mismo día, momentos antes del segundo informe municipal, Wilford encabezó un espectáculo en el bulevar de playa norte, con mucho menos o ningún presupuesto, hecho que hay que aplaudirle, por que su principal patrocinador que era el ayuntamiento de Carmen, decidió no apoyarlo con el efectivo que solicitó, así que tuvo que utilizar lo que aprendió de la mano del perredista Luis García, y que reafirmó con Chely Escalante: manipular y acarrear gente.

El espectáculo montado por Wilford Rodríguez tiene como trama, de que en la colonia donde habita, y de donde el PRI le negó ser candidato a diputado local, no cuentan con las escrituras de propiedad de los terrenos; a pesar de que tuvo la oportunidad de apoyar a los vecinos cuando fue funcionario en la administración pasada y no lo hizo. Es ahora a meses del próximo proceso electoral cuando decide protagonizar su nueva producción teatral bajo el cobijo de un nuevo partido político: el PRD.

Dos producciones que compiten por el Oscar, de un lado el grupo de derecha que tiene el poder, y que está al frente de la administración pública, y del otro lado la seudo oposición representada por un partido de izquierda que quiere llegar al poder, y al saber que no lo harán buscan negociar con los que si lo tienen para garantizar posiciones en la próxima administración.

Al final del día solo uno de ellos, Wilford o Enrique, se llevó el premio a casa, y el otro robó cámaras. Ojalá sea solo eso.

Be First to Comment

Deja una respuesta